Entrenador!es

Entrenador!es

Entrenador!es
Menu
Ir arriba

8 marzo, 2017

Las mujeres en las profesiones del deporte y la actividad física

Entrenadora Personal Mujer

Cambiar el mundo… Cuando me pidieron que escribiera sobre mi profesión como entrenadora personal para el día de la mujer pensé: ojalá llegue el día en que no me pidan esto.

Desde hace seis años he aprendido a moverme en un sector predominantemente masculino. Como entrenadora personal me he acostumbrado a estar en minoría en las formaciones a las que acudo. También a que la gente me pregunté: Oye… ¿Cómo entrenas a los chicos que mueven mucho peso? Me he acostumbrado a que me miren raro cuando me cambio la ropa de trabajar. Que piensen que me paso la vida en chándal y con un pulsómetro en la muñeca. 

Me he acostumbrado a que la gente, ajena a este sector, tenga prejuicios sobre mi trabajo. A que cuando digo: Soy entrenadora personal, hagan un silencio. Paradójicamente comienzan a hablar justo cuando les revelo que también soy periodista. Entonces se relajan, cambian el semblante. Qué cosas… La palabra “periodista” tiene un efecto calmante en ciertas personas. Me he acostumbrado a decir a qué me dedico y que me respondan: “Uy, pues fíjate, eres tan normal”. 

Es curioso… “Normal” ¿Qué es ser normal? Lo más increíble es que todavía haya quien crea que debo tener pinta “hombruna” para poder trabajar como entrenadora personal. Una vez discutí sobre esto con alguien que puso en duda mi capacidad por el mero hecho de ser mujer:  “No, si no es porque no seas capaz… Es que los hombres son más fuertes y, claro, son más válidos para esto”. 

“No te dejes vencer por el desaliento. No permitas que nadie te quite el derecho a expresarte, que es casi un deber. No abandones las ansias de hacer de tu vida algo extraordinario. No dejes de creer que las palabras y las poesías sí pueden cambiar el mundo”. –Walt Whitman (1819-1892) 

Resulta paradójico, pero siempre que me ha pasado esto ha sido con mujeres, ajenas a este sector. A veces somos nuestras propias enemigas y no nos damos cuenta. En mi día a día como entrenadora personal atiendo al mismo número de mujeres y hombres y ninguno de mis clientes me ha tratado diferente por ser mujer. Tampoco lo han hecho mis compañeros de PERFORMA Entrenadores Personales en Valencia o el resto de profesionales del sector. Esto no ocurre en algunas empresas y clubes deportivos donde todavía domina un patriarcado arcaico, rígido y obsoleto. 

Según una investigación de la UPV/EHU, los estereotipos están detrás de los obstáculos psicosociales que encuentran las entrenadoras y árbitras. Esto es una realidad, somos pocas las mujeres entrenadoras personales, preparadoras y árbitras deportivas, sobre todo en los deportes considerados tradicionalmente como masculinos. Esto no es solo una cuestión numérica, cualitativamente, muchas entrenan categorías inferiores. 

Todo nos cuesta el doble. Es una constante cuesta arriba. Se nos tiene que juzgar en función de nuestra valía, no de nuestro sexo. Nos faltan oportunidades, nos falta ESTAR donde están ellos, porque somos capaces. 

Ha llovido mucho desde que Kathrine Switzer se convirtiera en la primera mujer en correr un maratón en 1967. Se inscribió con sus iniciales y su apellido en el maratón de Boston. No sé cuánto tiempo va a tener que pasar para que se vea como algo habitual a una mujer sentada en un banquillo de primera división dirigiendo a un equipo masculino. Tal vez me muera sin verlo. 

En España no es común. Un informe de la UEFA admite que en la temporada 2015-2016, la proporción entre hombres y mujeres entrenadoras fue de 95 a 5. 

La entrenadora Becky Hammon es uno de tantos ejemplos. Ella fue la primera mujer en entrenar un equipo masculino de la NBA, los San Antonio Spurs. En España tenemos a Toña Is, responsable del equipo de fútbol sub-17 femenino;  María Pry, en el Real Betis Féminas y Milagros Martínez (Fundación Albacete) o Natalia Astrain, segunda entrenadora del Atlético de Madrid. También cabe resaltar a Alicia Martín, Presidenta del Ilustre Colegio de Licenciados y Graduados en Ciencias de la Actividad Física y el Deporte de Madrid.   

Si hablamos de entrenamiento, nombres como el de Sonsoles Hernández, directora de Trainsplant; Raquel Blasco, médico y profesora en Ciencias de la Salud, son dos referentes. Sin olvidarnos de Alicia Martín, presidenta del COPLEF Madrid, luchadora nata, impulsora de la Regulación de las Profesiones del Deporte en la Comunidad de Madrid y de movimientos como 1hdeafdiaria.

Ninguna de estas líneas va a hacer justicia al esfuerzo que hay detrás de todas estas trayectorias. Tampoco hará justicia a muchas mujeres, entre las que me incluyo, que intentan abrirse camino en un sector predominantemente masculino. Es cierto, estas líneas no van a hacer que sentarnos en un banquillo de primera para dirigir un equipo formado por hombres sea más sencillo. Tampoco harán que dejen de cuestionar la valía de una entrenadora personal por ser mujer, o que algunos nos dejen de mirar con cara rara. Lo que si tengo claro es que el tiempo pasa. Que cada paso en esta larga carrera suma. Siempre que se sume habrá un avance hacia una meta que se sitúa en una sociedad que actúa y entiende que las capacidades de una persona no van en función del género. 

Por Sara Tabares, entrenador personal en Valencia, periodista y directora de PERFORMA Entrenadores Personales en Valencia. Puedes leer el resto de sus artículos aquí.
Artículo por

Sara Tabares

Directora de PERFORMA Entrenadores Personales, Máster Universitario en Actividad física y Salud, MAT Jumpstart Certified, directora del programa "Ser Saludable" en Cadena SER y colaboradora de BeOk, también en Cadena SER.


Ver más artículos de
Buscar en Entrenador!es
Artículo por:

Sara Tabares

Directora de PERFORMA Entrenadores Personales, Máster Universitario en Actividad física y Salud, MAT Jumpstart Certified, directora del programa "Ser Saludable" en Cadena SER y colaboradora de BeOk, también en Cadena SER.


Ver más artículos de