Entrenador!es

Entrenador!es

Entrenador!es
Menu
Ir arriba

7 marzo, 2017

Las verdaderas “enzimas prodigiosas” del entrenamiento

enzimas entrenamiento

El entrenamiento a nivel celular induce una serie de reacciones bioquímicas, en las que intervienen las enzimas -moléculas de naturaleza proteica- que catalizan (aceleran) diferentes reacciones químicas en el organismo. 

Algunas de las enzimas a destacar en relación al rendimiento deportivo son: Lactato deshidrogenasa (LDH), producida en deportes de alta intensidad y corta duración (sprints); La  creatinquinasa (CPK), se encuentra sobre todo en las células musculares. Otras como las transaminasas, presentes en el hígado, indicarían daño hepático a causa del ejercicio intenso. La valoración de la creatinquinasa (CPK) puede ser un parámetro adecuado para determinar la carga de entrenamiento. (Calderón, Benito, Meléndez, & González, 2006). 

Niveles de CPK anómalos indicarían sobreentrenamiento o falta de recuperación por daño muscular. Se trataría de un fenómeno común que resulta de la práctica a la cual no se está adaptado, un ejercicio con alto volumen o con intensidad elevada (Byrne, Twist, & Eston, 2004). 

Este último marcador ha guiado investigaciones recientes sobre las últimas tendencias del fitness. Valores de Creatinquinasa superiores a 200 U/l en una persona sana sugerirían que la carga de entrenamiento total es elevada (Calderón et al., 2006). En este sentido, cabe destacar las investigaciones realizadas con biotraje, también conocido como electrofitness o electroestimulación muscular (EMS) de cuerpo completo. En estos estudios se ha observado que provoca mayor daño muscular que el ejercicio convencional (Kästner, 2014). También se ha utilizado para medir el daño muscular inducido por deportes de alta resistencia o técnicas concretas de entrenamiento como el ejercicio excéntrico. 

A la vista de esto, la concentración de determinadas enzimas en la utilización de los sustratos, deja de ser un tema de “laboratorio” y pasaría a considerarse una variable a tener en cuenta en el entrenamiento. 

BIBLIOGRAFÍA 

  • Byrne C., Twist, C., y Eston, R. (2004). Neuromuscular function after exercise-induced muscle damage: theoretical and applied implications. Sports Med, 34(1), 49-69.
  • Kästner, A. (2014). Two Cases of Rhabdomyolysis After Training With Electromyostimulation by 2 Young Male Professional Soccer Players. Clinical Journal of Sports Medicine, 0, 1–3.
  • Renata F. Lopes, Raul Osiecki y Luis Manuel P.L. Rama (2013). Marcadores Bioquímicos Durante y Después de una Competencia de Triatlón Olímpico. PubliCE Premium
  • Calderón, J., Benito, P., Meléndez, A., González, M. (2006). Control biológico del entrenamiento de resistencia. Revista Internacional de Ciencias del Deporte, 2 (2), 65-87.
Por Sara Tabares, entrenador personal en Valencia, periodista y directora de PERFORMA Entrenadores Personales. Puedes leer el resto de sus artículos aquí.
Artículo por

Sara Tabares

Directora de PERFORMA Entrenadores Personales, Máster Universitario en Actividad física y Salud, MAT Jumpstart Certified, directora del programa "Ser Saludable" en Cadena SER y colaboradora de BeOk, también en Cadena SER.


Ver más artículos de
Buscar en Entrenador!es
Artículo por:

Sara Tabares

Directora de PERFORMA Entrenadores Personales, Máster Universitario en Actividad física y Salud, MAT Jumpstart Certified, directora del programa "Ser Saludable" en Cadena SER y colaboradora de BeOk, también en Cadena SER.


Ver más artículos de