Entrenador!es

Entrenador!es

Entrenador!es
Menu
Ir arriba

2 octubre, 2017

Michael Boyle: ¿En qué consiste el “Joint by joint”?

joint by joint

Mi buen amigo el fisioterapeuta Gray Cook, tiene una manera muy simple de entender aspectos complejos. Envidio su capacidad de coger un tema complejo, procesarlo, y traducirlo en una idea simple, mucho más fácil de entender. Así nació el “Joint by joint“.

“Envejecemos demasiado pronto, y aprendemos demasiado tarde” -Proverbio Sueco

En una conversación sobre el efecto del entrenamiento en nuestro cuerpo, Cook hizo una de las observaciones más lúcidas que jamás he escuchado. Nos encontrábamos discutiendo sobre el funcionamiento del Functional Movement Screen (FMS), concretamente sobre el funcionamiento de cada una de las articulaciones, el papel que cumplen, cuando entrenamos o realizamos actividad física. Uno de los puntos fuerte del FMS es que distingue entre estabilidad y movilidad. El razonamiento de Gray Cook era tan simple, y fácil de entender, que me hizo pensar que el futuro del entrenamiento pasará por un abordaje que tenga más en cuenta la función de cada articulación. Así surgió lo que más tarde se conoció como “Joint by joint”. 

Joint by Joint (Articulación a articulación)

Según el razonamiento de Gray Cook, el sistema músculo-articular es una cadena de puntos. Cada articulación o serie de articulaciones tiene una función específica y, por tanto, está sujeta a la posibilidad de sufrir disfunciones predecibles, concretas y específicas. Como consecuencia, cada articulación tiene unas necesidades especificas que marcan la naturaleza del entrenamiento adecuado.

joint-by-joint

Lo primero que observarás de la imagen anterior es que las funciones de las articulaciones se van alternando entre estabilidad y movilidad. El tobillo requiere movilidad para hacer frente a sus funciones, mientras que la rodilla requiere estabilidad.

Conforme vamos subiendo, observamos que la cadera vuelve a requerir movilidad, y así sucesivamente. Durante los últimos 20 años hemos pasado del abordaje absurdo de entrenar por músculos o zonas del cuerpo (lo siento por los culturistas), a un sistema más inteligente por patrones de movimiento. De hecho, la frase “Entrena movimientos, no músculos” se ha sobreutilizado en una muestra clara de evolución. Creo que la mayoría de buenos entrenadores han abandonado el sistema del pecho-hombro-triceps y han pasado a un abordaje donde conviven ejercicios de empujar una resistencia con ejercicios de tirar de una resistencia (press-pull), así como ejercicios donde principalmente se trabaja la extensión de cadera y ejercicios donde se trabaja fundamentalmente la extensión de rodilla (Dominantes de cadera y dominantes de rodilla).

Según este planteamiento, las lesiones están relacionadas directamente con el uso que se le da a cada articulación. Los problemas en una articulación suelen aparecer en forma de dolor en la articulación inmediatamente inferior o superior. La manera más fácil de entenderlo es observando la espalda baja o columna lumbar. Parece lógico pensar que necesitamos estabilidad en el core y es también evidente que mucha gente sufre lumbalgia o dolor lumbar. Según este razonamiento, detrás de muchos de estos casos hay una pérdida de movilidad en la cadera.

La pérdida de función en la articulación inmediatamente inferior (en el caso de la columna lumbar sería la cadera) parece afectar a la articulación o articulaciones inmediatamente superior/es, en este caso la espalda baja o columna lumbar. En otras palabras, si la cadera no se puede mover suficiente, lo compensará la columna lumbar. El problema es que, por razones morfológicas, la cadera tiene una arquitectura que le permite una gran movilidad, de manera que parece que haya sido diseñada con este propósito, mientras que con la columna lumbar ocurre todo lo contrario, siendo su principal función aportar estabilidad.

Cuando las articulaciones que deben aportar movilidad pierden parte de esta, o no aportan la que deberían, las articulaciones que aportan estabilidad deben compensar perdiendo parte de esta y, consecuentemente, provocando dolor. El proceso es sencillo: Pierde movilidad en el tobillo y te dolerá la rodilla; Pierde movilidad en la cadera y te dolerá la columna lumbar; Pierde movilidad en columna dorsal y te dolerá el cuello o el hombro (o la espalda baja).

Tobillo (Movilidad)

Si miras al organismo como un todo, articulación por articulación (joint-by-joint), empezando por el tobillo, el razonamiento cobra sentido. Un tobillo con falta de movilidad hace que gran parte del estrés recaiga sobre la articulación superior: la rodilla. De hecho, hay relación directa entre la rigidez de la zapatilla y el riesgo de sufrir síndromes patelofemorales en jugadores de baloncesto. Solemos pagar un alto precio por querer proteger tobillos inestables. Personalmente, hemos comprobado que un alto número de nuestros atletas que sufren habitualmente dolores y lesiones de rodilla tienen movilidad reducida en los tobillos. En muchas ocasiones, una vez alcanzado este punto, lo siguiente es un esguince en el tobillo y consecuentemente vendaje y tobillera.

Rodilla (Estabilidad)

El caso de la rodilla es sencillo. La rodilla necesita estabilidad. Una articulación con apenas unos pocos grados de rotación cuyo principal movimiento es la flexión y extensión. Piensa en sentadilla y peso muerto. Vieja escuela. Puedes dividir entre ejercicios de cadena anterior y/o posterior pero no es complicado.

Cadera (Movilidad)

La excepción de la regla parece estar en la cadera. La cadera puede ser inestable y carecer de movilidad provocando dolor en la rodilla por falta de estabilidad (una cadera débil no evitará la rotación interna y aducción del fémur), y también dolor de espalda por falta de movilidad. Cómo puede una articulación ser inestable y carecer de movilidad es la clave.

Según parece, debilidad en la cadera, concretamente en la flexión o extensión, provoca que la columna lumbar deba compensar, mientras que debilidad en la abducción (más específicamente en su capacidad para evitar la aducción) aumenta el estrés que recae sobre la rodilla. La falta de fuerza por parte de psoas e ilíaco, provocará un exceso innecesario de flexión lumbar como sustituto de la flexión de cadera. La falta de fuerza en glúteos provocará exceso de extensión lumbar como mecanismo de compensación de la columna para tratar de suplir la extensión de cadera.

Todo esto genera un círculo vicioso: Debido a que la columna lumbar debe aumentar su movilidad para compensar la falta de fuerza y/o movilidad en la cadera, la cadera pierde movilidad y fuerza por falta de uso. Según parece, la falta de fuerza en la cadera deriva en una pérdida de movilidad, y la falta de movilidad en movimientos compensatorios en la columna. El resultado final es una articulación que requiere tanto fuerza como movilidad en múltiples planos. 

Columna Lumbar (Estabilidad)

Un caso claro de una serie de articulaciones que necesitan estabilidad, tal y como evidencia todo el trabajo que se ha hecho y se está haciendo sobre estabilidad de core. Creo que el peor error que hemos cometido en los últimos 15 años ha sido tratar de aumentar el rango de movimiento activo y pasivo en una zona que obviamente requiere estabilidad. Creo que la mayoría, si no todos, los ejercicios de rotación lumbar eran un error y, por tanto, estaban mal aconsejados.

Shirley Sahrmann (Diagnosis and Treatment of Movement Impairment Syndromes), Porterfield y DeRosa (Mechanical Low Back Pain: Perspectives in funcional anatomy) coinciden en que intentar aumentar el rango de movimiento de la columna lumbar no es recomendable además de potencialmente dañino. Creo que la falta de entendimiento de la movilidad en columna dorsal ha hecho que tratáramos de ganar grados de rotación en la columna lumbar cometiendo un tremendo error.

Columna Dorsal (Movilidad) 

La columna dorsal parece ser la zona o conjunto de articulaciones de la que menos sabemos. Muchos entrenadores y fisioterapeutas recomiendan aumentar la movilidad de columna lumbar, aunque pocos de ellos conocen ejercicios específicos, y realmente útiles, para este propósito. El abordaje parece ser “Sabemos que lo necesitas, pero no sabemos exactamente cómo conseguirlo”. Creo que en los próximos años seremos testigos de la aparición de ejercicios y accesorios específicamente diseñados para este propósito. Shirley Sahrmann, en su libro “Diagnosis and treatment of movement impairment syndromes”, recomienda el trabajo de la movilidad de columna dorsal, pero limitarla en columna lumbar.

Articulación Escápulo-torácica (Estabilidad)

Si seguimos subiendo en la cadena, nos encontramos con la articulación escápulo-torácica, punto de unión entre la escápula y el tórax y de vital importancia para preservar la salud del hombro. La lógica determina que esta articulación requiere estabilidad y será en gran parte responsable de la salud del manguito rotador.

Hombro (Movilidad) 

La articulación gleno-humeral es parecida a la cadera. Está diseñada para generar movilidad y su correcto funcionamiento se encuentra estrechamente relacionado con la articulación escápulo-torácica. Me gusta la analogía “No puedes disparar un cañón desde una canoa”. La articulación escapulo-torácica es la base estable que necesita el hombro para poder realizar correctamente su función.

Aún así, creo en la necesidad de combinar estabilidad y movilidad en la articulación del hombro, lo que abre la puerta a ejercicios como push-ups con BOSU, o presses unilaterales con mancuernas.  

Conclusión

La incapacidad de las articulaciones para desarrollar su función correctamente provoca estrés en las articulaciones inmediatamente inferiores y superiores. En el libro “Ultra prevention”, los autores describen a la perfección un método habitual de reacción ante una lesión. La analogía que utilizan es simple. Nuestra respuesta ante el dolor o una eventual lesión sería como escuchar una alarma antiincedios, e ir corriendo a apagarla y quitarle la batería. El dolor, como la alarma, es el aviso de la existencia de un problema. Tratar el dolor de manera local, en una rodilla por ejemplo, sin analizar la cadera y el tobillo, sería como desconectar la alarma del detector de humo cuando suena.

Lo más importante que debemos entender es que, tal y como empezaba este artículo, nos hacemos mayor demasiado pronto, y aprendemos demasiado tarde. Cada día aprendo cosas que me ayudan a ser mejor entrenador y que contradicen lo que hasta el momento creía saber. Tan solo recuerda que una vez se creía que el mundo era plano.

Libro Michael BoylePuedes adquirir el nuevo libro de Michael Boyle, “El entrenamiento funcional aplicado a los deportes” por primera vez en Español en cualquier librería o directamente en Amazon en este enlace.
También puedes ver el resto de sus artículos aquí.
Artículo por

Michael Boyle

Uno de los mejores preparadores físicos del mundo, de él dicen que fue el primero en hablar sobre entrenamiento funcional o que inventó el Combine Training. En un mismo año ganó como preparador físico las World Series de Baseball con los Boston Red Sox y el mundial de Hockey hielo con el equipo nacional de EEUU. Acaba de publicar, por fin, su tercer libro en Español.http://www.strengthcoach.com/


Ver más artículos de
Buscar en Entrenador!es
Artículo por:

Michael Boyle

Uno de los mejores preparadores físicos del mundo, de él dicen que fue el primero en hablar sobre entrenamiento funcional o que inventó el Combine Training. En un mismo año ganó como preparador físico las World Series de Baseball con los Boston Red Sox y el mundial de Hockey hielo con el equipo nacional de EEUU. Acaba de publicar, por fin, su tercer libro en Español.http://www.strengthcoach.com/


Ver más artículos de