Entrenador!es

Entrenador!es

Entrenador!es
Menu
Ir arriba

15 mayo, 2017

Michael Boyle: 25 años, 25 errores

errores boyle

Cuando escribí originalmente este artículo cumplía 25 años como preparador físico especializado en fuerza y acondicionamiento físico. El mes anterior había visto a Barbara Walters celebrar su trigésimo año con un especial llamado “30 errores en 30 años”. Decidí celebrar mi vigésimo quinto aniversario contando mis 25 errores.

Ojalá mis errores te ayuden a ahorrar tiempo, dolores, y lesiones. La experiencia es una maravillosa pero impaciente maestra. Y, desafortunadamente, experimentar en el entrenamiento de fuerza y el acondicionamiento físico en ocasiones lastima a la gente que se encuentra a nuestro alrededor.

Error #1: Saberlo todo

Me encanta la frase de Oscar Wilde: “Soy demasiado viejo para saberlo todo”. La omnisciencia está reservada para los jóvenes. Como el viejo refrán dice, “tienes una boca y dos oídos por alguna razón“. Yo lo llevaría un paso más diciendo que la relación es de uno a cuatro: dos ojos, dos oídos, y una boca.

Para continuar con el cliché, qué tal esta: “Es lo que aprendes, después de que ya sabes todo, lo que cuenta”. Cuando era joven tenía muchas respuestas y pocas preguntas. Sabía la mejor manera de hacer todo. Ahora que soy más viejo, no estoy seguro ni siquiera de si sé la manera correcta de hacer algo.

Error #2: No coger entrenadores en prácticas más temprano

Creía que era tan inteligente que no había nadie lo suficiente listo que pudiera ayudarme (ver error #1). Mi productividad incrementó bastante cuando empecé a recibir ayuda de entrenadores en prácticas.

Nota: Los becarios no son esclavos, conserjes, porteros, o chic@s de la lavandería. Por lo general son gente joven que te respeta y esperan aprender de ti. Toma esta responsabilidad en serio.

Error #3: No visitar a otros entrenadores

Parece que todo parte del error #1! Estaba bastante ocupado planeando el plan perfecto como para ir a aprender de alguien más. Además, cuando lo sabes todo, ¿Qué te queda por aprender?

Encuentra buenos entrenadores en tu zona (o cualquiera que visites) y consigue una entrevista para hablar o verlos trabajar. En ocasiones simplemente me siento con una libreta y tomo notas de qué hacen mejor que yo.

Recuerdo cuando Johnny Parker, entrenador de los 49´ers de San Francisco y de los Patriots de Nueva Inglaterra, nos concedió una visita y después nos hizo preguntas sobre qué habíamos visto y qué creíamos que podía mejorar. El entrenador Parker es un hombre humilde que siempre dio un gran ejemplo del tipo de entrenador y persona que yo quería ser.

Error #4: Tratar de meter piezas cuadradas en agujeros redondos

No todo el mundo está hecho para hacer sentadillas o levantamientos olímpicos. Rara vez hacía sentadillas con mis jugadores de basquet ya que generalmente se sentían incómodos y sentían molestias en espalda y rodillas.

Me costó mucho trabajo llegar a ese punto porque la sentadilla por aquel entonces era levantamiento fundamental para mí, pero no era la mejor opción para mis atletas con fémures largos. Es física. Me costó un poco de tiempo darme de que un buen ejercicio no es bueno para todo el mundo.

Error #5: No asistir antes al campeonato nacional de Halterofilia de Estados Unidos.

Mi única visita como espectador a un campeonato de halterofilia me hizo darme cuenta de que los levantamientos olímpicos producen excelentes atletas. Sé que esto molestará a muchos powerlifters, pero los halteras parecían mucho mejores atletas.

Michael Boyle errores

Recuerdo el torneo senior celebrado en Massachusetts a principio de los ochenta y pensar: “Ese es el aspecto que quiero en mis atletas”. Es importante entender que durante ese tiempo yo competía en powerlifting y así lo reflejaba en mis entrenamientos.

Error #6: Ser entrenador de fuerza

¿Cómo puede ser eso un error? Analicemos la evolución de la profesión. Cuando empecé, mucha gente se refería a mi como el “entrenador de las pesas”. Conforme la profesión evoluciono, nos convertimos en entrenadores de fuerza, después entrenadores de fuerza y acondicionamiento físico, y hoy en día especialista en mejora del rendimiento.

Todos estos nombres reflejan los cambios en nuestra profesión. Durante muchos años yo era un entrenador de fuerza. En un momento dado me di cuenta de que sabía mas de acondicionamiento físico que los propios entrenadores de cada deporte y tomamos esa responsabilidad. Más tarde, descubrí que, en ocasiones, sabía también más sobre movimiento que estos entrenadores. Este proceso duró cerca de dieciocho de mis veinticinco años. Ojalá hubiera sido más rápido.

Error #7: Sumar sin restar

Con el paso de los años hemos ido añadiendo más y más entrenamiento intenso con alta demanda y estrés sobre el sistema nervioso central, a nuestro arsenal. Sentadillas, levantamientos olímpicos, sprints, trineos, saltos etc. Todos ellos son (o pueden ser) intensos para el CNS (Central Nervous System).

Considero que hago demasiado entrenamiento intenso para el CNS y trato de cambiarlo. Mi agradecimiento a Jason Ferrugia por hacerme ver esto.

Error #8: Escuchar a los entrenadores de atletismo

Por favor, no me mal entiendas. Muchos de quienes más influyeron en mi carrera fueron entrenadores de atletismo. Aprendí de entrenadores como Don Chu, Vern Gambetta, Charlie Francis, y Brent McFarland.

Sin embargo, tardé mucho en darme cuenta de que ellos entrenaban gente que corría en en línea recta la mayor parte del tiempo y nunca tenían que parar para cambiar de dirección. Un viejo chiste en atletismo dice que todo se reduce a “correr rápido e inclinarse a la izquierda”.

errores michael boyle

Error #9: No conocer antes a Mark Verstegen

Mark puede ser el entrenador más incomprendido de la profesión. Un gran entrenador y mejor amigo. Hace 10 años, un amigo me trajo el artículo de una revista sobre Mark Verstegen. El artículo mostraba unos ejercicios de técnica interesantes que nunca había visto. Decidí que mis siguientes vacaciones las pasaría en Florida para visitar a Mark en Bradenton.

Por suerte conocía a Darryl Eto, compañero de trabajo de Mark. En un mundo tan pequeño, el entrenador de Darryl en la universidad era el legendario Don Chu. Darryl se encargó de que pudiera ver unos entrenamientos en Bradenton. Durante horas estuve sentado mientras veía trabajar fascinado a grandes y jóvenes entrenadores. Mark fue uno de los primeros que rompió el molde del atletismo en el que estábamos todos anclados y enseñar movimientos laterales y multi-direccionales con la misma habilidad que los entrenadores de atletismo enseñaban movimientos lineales. Este proceso supuso un gran salto cualitativo para mi y para mis atletas.

Verstegen

Mark Verstegen fue contratado por la selección Alemana de fútbol en 2006 para supervisar la preparación física. Desde entonces, y bajo su supervisión, han conseguido dos terceros puestos en 2006 y 2010, y el mundial en 2014. 

Este fue mi primer paso de entrenador de fuerza y acondicionamiento físico a especialista en mejora del rendimiento (aún cuando yo nunca me refiero a mi mismo de esta manera). La clave en este proceso fue aceptar el hecho de que Mark y sus compañeros de trabajo estaban muy por delante que yo en este punto de gran importancia.

Error #10: Copiar ejercicios pliométricos

Este punto está relacionado con el que trata sobre los entrenadores de atletismo. Creo que he lastimado a varios atletas en mi carrera simplemente por hacer con mis atletas lo que otros me contaban. Desde entonces he aprendido a filtrar mejor la información, y la manera de hacerlo ha sido a través del ensayo-error… y el error probablemente resultó en dolores de rodilla y espalda en mis atletas.

Los saltadores en atletismo son únicos y claramente hacen atletismo porque están hechos para ello. Lo que es bueno para un saltador de distancia probablemente no sea bueno para un línea de fútbol americano. Me costó demasiado tiempo darme cuenta de esto.

Error #11: Copiar cualquier programa de entrenamiento

Con suerte para mí, rara vez copié programas de entrenamiento y los usé con mis atletas. Este error puede estar más allá de los límites del profesionalismo para cualquier entrenador.

Considero que copiar entrenamientos de grandes powerlifters como George Frenn y Roger Estep me provocó el dolor en espalda y hombros que arrastro los últimos 25 años. Lo que funciona para atletas bien dotados genéticamente probablemente no funcione para la media.

Error #12: No enseñar antes a mis atletas a hacer “snatch”

Hemos hecho “snatches” durante los últimos siete u ocho años. El “snatch” es un gran ejercicio que es más fácil de aprender que los cleans y tiene una gran transferencia a cualquier actividad atlética. Tómate el tiempo necesario para probarlo y estudiarlo. Me lo agradecerás.

Error #13: Enseñar a hacer snatch con agarre de snatch

Cuando me di cuenta que el snatch era un gran ejercicio para mis atletas, empecé a implementarlos en mis programas. En una semana algunos de mis atletas se quejaban de dolores de hombro. En dos semanas, se quejaron tantos que quité los snatches de mi programa. No fue hasta que probé el snatch con agarre de “clean” que verdaderamente empezamos a ver los beneficios.

Recuerda, la única razón por la que los halteras usan un agarre de snatch ancho es para reducir la distancia que recorre la barra y, así, levantar más peso. Un agarre cerrado disminuye la rotación externa del hombro e incrementa la distancia que recorre la barra. El resultado es un mejor ejercicio, pero menos peso.

Error #14: Confundir no estar de acuerdo con no gustar

Creo que es genial disentir, no estar de acuerdo. La profesión sería aburrida si todos coincidiéramos. Hoy me doy cuenta de que he conocido a poca gente que no me cae bien y a muchos con los que no estoy de acuerdo. Disfruto más la vida ahora que no me siento obligado a ignorar a quienes no están de acuerdo conmigo.

Error #15: Confundir leer con creer

Esta idea me surgió pensando en el entrenador Martin Rooney. Es bueno leer. Solamente tenemos que recordar que, a pesar de los esfuerzos de los editores, lo que leemos podría no ser siempre verdad.

Si el libro tiene más de dos años, hay una buena probabilidad de que incluso el autor ya no coincida con lo que él mismo escribió. Lee frecuentemente, pero lee analíticamente.

Error #16: Escuchar a expertos pagados

Pronto en mi carrera, muchos de nosotros fuimos embaucados por la gente de compañías como Cybex o Nautilus. Los expertos de estas compañías proclamaban que sus sistemas eran el futuro, pero ahora mucho de aquello es parte del pasado. Como en cualquier otra profesión, la gente dice cosas por dinero.

Error #17: No asistir a un seminario al año

Doy aproximadamente 20 conferencias al año. La mayoría de las veces me quedo a escuchar al resto de ponentes. Si no te formas continuamente, empieza. Si trabajas en una profesión que requiere formación continua, ve al menos a una conferencia una vez al año como asistente.

Nota: los errores 18-25 son más personales que profesionales, pero sigue leyendo!

Error #18: No coger suficientes vacaciones

Cuando empecé trabajando en la Universidad de Boston teníamos dos semanas de vacaciones pagadas. Durante los primeros diez años nunca cogí más de una.

Normalmente cogía de vacaciones la semana que va desde navidad hasta año nuevo. Una semana cara para irse de vacaciones, pero de esta manera me perdía el mínimo número de entrenamientos ya que coincidía con las vacaciones de mis atletas. Creo que la primera vez que cogí una semana de vacaciones en verano fue alrededor de hace cuatro años. ¿Mi argumento? El verano es cuando más entrenan los deportistas. No podía faltar una de esas semanas.

Creo que hay una fina línea entre dedicación y estupidez, y yo la cruzaba frecuentemente. Creo que en mis primeros años estaba más decepcionado que otra cosa porque todo el programa no hubiera fallado durante mi ausencia. Me sentía menos valioso cuando regresaba al trabajo y me daba cuenta de que todo había ido bien.

Stephen Covery se refiere a esto como “afilar la sierra”. Cógete tiempo de vacaciones. Mejorarás gracias a ello.

Error #19: Descuida tu propia salud

Esta es una historia embarazosa, pero el objetivo de este artículo es ayudar a que otros no cometan mis mismos errores. Cada año en febrero me encuentro en una clínica con cualquier tipo de enfermedad: problemas gastro-intestinales, dolores de cabeza, gripes, etc… Tenía un doctor maravilloso que realmente se interesaba por sus pacientes. Su consejo año tras año era siempre el mismo: baja el ritmo. No puedes trabajar 60-80 horas a la semana y estar sano.

Como un tonto lo ignoraba y seguía con mi mismo horario de siempre. Tras cinco años haciendo los mismo mi doctor me dijo: “Necesito referirte a un especialista que te puede ayudar con este problema” y me dio su tarjeta. Cuando esperaba que me diera las señas de un alergólogo, o algún tipo experto en tratamiento holístico del estrés, me dio la tarjeta de un psiquiatra.

La respuesta de mi doctor fue simple: “No puedo ayudarte. Necesitas encontrar la razón de por qué sigues haciéndote esto a ti mismo año tras año”. Salí y llamé a mi esposa. Le dije que era un escenario de buenas y malas noticias. No tenía una enfermedad grave, pero podía estar loco. Desafortunadamente, ella ya sabía esto.

Error #20: No reconocer el estrés

Recuerdo estar hablando con una enfermera que me estaba tratando de un problema gastrointestinal. Parecía que tenía un problema crónico de acidez. Su primera pregunta fue: “¿Estas estresado?” mi respuesta fue la habitual: “¿Yo? ¿Estrés? Tengo el mejor trabajo del mundo. ¡Amo ir a trabajar todos los días!”

¿Sabéis qué me respondió? Dijo: “Recuerda, el estrés no siempre es negativo”. Fue la primera vez que realmente pensé en ello. Mi trabajo era estresante. Días largos, viajes los fines de semana, celebraciones de victorias hasta las tantas de la madrugada o lamentándonos por las derrotas, etc.

Suena divertido, pero suma estrés y se va acumulando. La lección es: el estrés no tiene por qué ser negativo. Lo negativo es la cantidad de estrés.

Error #21: No tener hijos antes

Como el típico tonto sabelotodo, estaba muy ocupado como para perder el tiempo con hijos. Simplemente eran pequeñas personas que me estorbarían en mis planes para cambiar el mundo del entrenamiento. Me lamento de la posibilidad de que no viva 100 años. Si llego, me gustaría pasar el resto de mis años con mis hijos.

Error #22: Desatender a mi esposa

Lee el punto anterior. No fue hasta que tuve hijos que realmente me di cuenta que mi obsesión me hizo olvidarme de mi esposa. Me he disculpado muchas veces con ella, pero probablemente no lo suficiente.

Error #23: No dormir siestas

¿Ves el patrón? No importa que seas entrenador personal o preparador físico de atletas, la clave suele estar en la falta de sueño. ¿Cuantas veces has escuchado a alguien decir “solo necesito dormir 5 horas!”?

En los últimos años he tratado de dormir una siesta cada día que puedo. Conforme envejecemos cada vez dormimos menos por noche y nos levantamos antes. No estoy seguro de que esto sea bueno. Sé que cuando he descansado bien soy mejor marido y padre que cuando estoy cansado al final de un día que probablemente empezó a las 4:45 de la mañana.

No hay vergüenza en dormir, aunque estoy seguro de que muchos tratarán de hacérnoslo creer.

Error #24: No hacer donaciones

La mayoría de nosotros tenemos suerte. Empieza a pensar en los que tienen menos que tú. No soy religioso, pero he sido bendecido con una gran vida. Trato todos los días de pagar por ello por adelantado. Si no has visto la película “Cadena de favores” alquílatela. Si das más, recibes más.

Error #25: Leer un artículo como este y pensar que no te afecta

Créeme, la negación es nuestro principal problema.

Libro Michael BoylePuedes adquirir el nuevo libro de Michael Boyle, “El entrenamiento funcional aplicado a los deportes” por primera vez en Español en cualquier librería o directamente en Amazon en este enlace.

También puedes ver el resto de sus artículos aquí.

Artículo por

Michael Boyle

Uno de los mejores preparadores físicos del mundo, de él dicen que fue el primero en hablar sobre entrenamiento funcional o que inventó el Combine Training. En un mismo año ganó como preparador físico las World Series de Baseball con los Boston Red Sox y el mundial de Hockey hielo con el equipo nacional de EEUU. Acaba de publicar, por fin, su tercer libro en Español.http://www.strengthcoach.com/


Ver más artículos de
Buscar en Entrenador!es
Artículo por:

Michael Boyle

Uno de los mejores preparadores físicos del mundo, de él dicen que fue el primero en hablar sobre entrenamiento funcional o que inventó el Combine Training. En un mismo año ganó como preparador físico las World Series de Baseball con los Boston Red Sox y el mundial de Hockey hielo con el equipo nacional de EEUU. Acaba de publicar, por fin, su tercer libro en Español.http://www.strengthcoach.com/


Ver más artículos de