Entrenador!es

Entrenador!es

Entrenador!es
Menu
Ir arriba

10 abril, 2018

Michael Boyle: Aprender a hablar “entrenador”

Aprender a hablar entrenador

My amiga Valerie Waters es experta en el entrenamiento de mujeres. Según dice, es importante hablar “mujer”. Más o menos como la película de Mel Gibson, Valerie sabe qué valoran las mujeres. Realmente cree que habla el idioma del cliente o, directamente, que habla “cliente”. Entiende qué quieren los clientes y, en base a eso, puede presentar un plan de entrenamiento que conecte con su mente.

Cuando hablo con preparadores físicos a menudo les cuento mi propia versión del mismo razonamiento de Valerie. Necesitas aprender a hablar “entrenador”. La principal barrera entre preparador físico o entrenador de fuerza y el entrenador del equipo es, en muchas ocasiones, un problema de comunicación. Como si hablaran idiomas diferentes. En muchas ocasiones los entrenadores transmiten al preparador que no quieren hacer ejercicios que consideran propios de otros deportes. En EEUU es habitual que el preparador o entrenador de fuerza escuche cosas como “No queremos ejercicios de fútbol (Americano), queremos un programa específico para nuestro deporte”. En muchas ocasiones el preparador responde “fuerte es fuerte, y rápido es rápido”. Desde ambos lados se cree que el que ocupa el lado contrario no se entera. En mi país muchos entrenadores (baseball, fútbol, basket, …) creen que los jugadores de fútbol (americano) se pasan el día en el gimnasio haciendo ejercicios con mucho peso con el objetivo de ganar masa muscular y que, en el resto de deportes, hay que hacer todo lo contrario. En la mente de muchos entrenadores, los jugadores no deberían pasar de correr y hacer ejercicios con poco peso para que no ganen mucha masa muscular y, de esa manera, pierdan velocidad. ¿Cómo podemos conseguir que evolucionen y superen ese prejuicio de la vieja escuela?

La clave está en entender el deporte, qué hace que la mente del entrenador y del deportista haga “click”

La respuesta sencilla es que el preparador o entrenador de fuerza aprenda a hablar “entrenador”. Todos los entrenadores quieren que sus jugadores sean rápidos. La velocidad es una cualidad valorada por los entrenadores de todos los deportes. Lo mismo ocurre en el basket con el salto vertical. Por tanto, hay que saber venderlo para que entiendan cómo el jugador, el juego, y todo el equipo, incluyendo al entrenador, puede beneficiarse de una mejora de ciertas cualidades atléticas estratégicas. Elegir las palabras, saber cómo transmitirlo, es clave.

En hockey hielo los entrenadores pueden preguntarse para qué sirve ganar fuerza en tronco y brazos. Pero si les explico que el hockey es el deporte más rápido que existe, con las colisiones a mayor velocidad del deporte mundial, más que en fútbol (americano) y con menos protecciones, puede que les ayude a entender por qué es necesario esa parte de la preparación y confíen algo más en mi al reconocer que comprendo el juego.

Podría dar decenas de ejemplos sobre cómo hablar “entrenador”. En basket y fútbol el entrenamiento de fuerza es fundamental porque ayuda a prevenir lesiones habituales rodilla. ¿Quieres captar la atención del entrenador? Háblale de cómo puede ayudar a reducir las lesiones de ligamento cruzado anterior. Ese es el botón rojo. La realidad es que el entrenamiento les ayudará a ser más fuertes, rápidos y saltar más alto, pero el argumento de venta, la manera de venderlo, se deletrea L-C-A (Ligamento Cruzado Anterior).

¿Te sentirías frustrado si vas a un país extranjero, nadie habla tu idioma, y tú tampoco el suyo?

Cuando el entrenador de natación no quiere que sus deportistas levanten pesas o muevan resistencias, simplemente puedes decir “Pero entrenador, en carreras cortas al menos el 33% del éxito depende de la salida y el viraje y, para eso, necesitamos piernas fuertes y potentes”. De un momento para otro, sabes de natación, el entrenador es tu colega, y los deportistas están levantando pesas.

La clave está en entender el deporte, qué hace que la mente del entrenador y del deportista haga “click”. Muchos preparadores, entrenadores de fuerza fracasan no porque no dominen las claves del entrenamiento o tengan buenas ideas, sino porque no hablan el idioma. Lo mismo ocurre con los entrenadores personales. Imagina que vas a un país extranjero donde nadie habla tu idioma. Tampoco tú hablas el idioma del lugar. no paras de hablar y nadie te hace caso. ¿Te sorprendería? ¿Te sentirías frustrado? La clave está en aprender a hablar el idioma. 

NOTA DE ENTRENADOR.ES: Michael Boyle ganó las World Series de 2013 como entrenador de Fuerza y Acondicionamiento de los Boston RedSox. El mismo año también ganó el campeonato del mundo del Hockey Hielo con el equipo femenino de Estados Unidos. Campeón del mundo en dos deportes diferentes, el mismo año, con equipos masculino y femenino. Que nosotros sepamos, no existe otro caso. 

Libro Michael Boyle

 Puedes adquirir el nuevo libro de Michael Boyle, “El entrenamiento funcional aplicado a los deportes” por primera vez en Español en cualquier librería o directamente en Amazon en este enlace.
También puedes ver el resto de sus artículos aquí.
Artículo por

Michael Boyle

Uno de los mejores preparadores físicos del mundo, de él dicen que fue el primero en hablar sobre entrenamiento funcional o que inventó el Combine Training. En un mismo año ganó como preparador físico las World Series de Baseball con los Boston Red Sox y el mundial de Hockey hielo con el equipo nacional de EEUU. Acaba de publicar, por fin, su tercer libro en Español.http://www.strengthcoach.com/


Ver más artículos de
Buscar en Entrenador!es
Artículo por:

Michael Boyle

Uno de los mejores preparadores físicos del mundo, de él dicen que fue el primero en hablar sobre entrenamiento funcional o que inventó el Combine Training. En un mismo año ganó como preparador físico las World Series de Baseball con los Boston Red Sox y el mundial de Hockey hielo con el equipo nacional de EEUU. Acaba de publicar, por fin, su tercer libro en Español.http://www.strengthcoach.com/


Ver más artículos de