Entrenador!es

Entrenador!es

Entrenador!es
Menu
Ir arriba

13 junio, 2018

Entrenar con dislipidemia (colesterol y triglicéridos)

Entrenar con dislipidemia - Ejercicio para bajar el colesterol

Por Dislipidemia entendemos un nivel anómalo de colesterol y triglicéridos en la sangre. Una elevada cantidad de colesterol LDL o triglicéridos, pero también una baja concentración de colesterol HDL, se considera dislipidemia.

Para entender el riesgo que supone para la salud de los individuos la dislipidemia (niveles altos de colesterol LDL y/o triglicéridos y/o bajos de colesterol HDL), es importante establecer categorías y cifras donde encasillar cada caso.

Se considera sujeto de alto riesgo aquellos individuos que cuentan con un sólo marcador de riesgo cardiovascular, especialmente colesterol LDL superior 310 mg/dl, enfermos de Diabetes (paradójicamente mayor riesgo en diabetes tipo II que I) y sujetos con daño hepático crónico (hígado).

Los sujetos de muy alto riesgo son aquellos con enfermedad cardiovascular diagnosticada, diabéticos con daño en algún órgano, que cuenten con algún factor de elevado riesgo cardiovascular como fumar, hipertensión arterial o daño hepático severo.

En el caso de los pacientes de alto riesgo se considera dislipidemia cuando coexisten algunos de los factores de riesgo anteriormente mencionados y una concentración de colesterol LDL igual o superior a 100 mg/dl. >70mg/dl en el caso de los pacientes considerados de muy alto riesgo.

Como se puede observar, el diagnóstico de la dislipidemia depende del riesgo que esta suponga para la salud de cada individuo y esto, a su vez, depende del resto de factores de riesgo. Cuanto mayor es el riesgo, menor es la cantidad de colesterol LDL necesaria para diagnosticar la dislipidemia o, lo que viene a ser lo mismo, la cantidad hipotéticamente segura, lo que no implica que no haya riesgo para la salud debido al resto de factores de riesgo.

Colesterol, triglicéridos y ejercicio

El objetivo del ejercicio, al igual que cualquier otra intervención, será bajar de 100 mg/dl de colesterol LDL en los individuos considerados de alto riesgo, y de 70 mg/dl los de muy alto riesgo. 

Como entrenador personal en Valencia y directora de PERFORMA, nos hemos encontrado infinidad de casos. La dislipidemia es, junto a la hipertensión arterial, los dos condicionantes de salud que más frecuentemente se encuentra un entrenador personal así como cualquier otro profesional del ejercicio y la actividad física. Por suerte, y a diferencia de otras enfermedades, se ha estudiado mucho sobre el tipo de actividad física que más beneficia a las personas con colesterol alto LDL y cualquier escenario en que se pueda considerar el diagnóstico de dislipidemia.

Parece existir relación entre cantidad de actividad física y niveles altos de colesterol HDL (bueno) y bajos de colesterol malo (LDL) y triglicéridos en individuos sanos. Por tanto, la prescripción de actividad física suele ser parte del tratamiento que se recomienda a aquellas personas que son diagnosticadas con dislipidemia (nivel de evidencia: 1++). También como medida preventiva cuando no hemos llegado al escenario pero todo parece indicar que, de seguir así, acabaría pasando.

No obstante, el impacto de la actividad física y el ejercicio sobre la dislipidemia es difícil de medir debido a que suele ser parte de un tratamiento que implica una alimentación adecuada así como medicación en gran parte de los casos. Estos dos últimos disponen de un gran efecto sobre los niveles de colesterol LDL y triglicéridos por lo que resulta complicado establecer el protagonismo de cada una de las partes del tratamiento, sobre todo la actividad física y el ejercicio.

No obstante, se ha observado reducciones sustanciales de colesterol total y triglicéridos en pacientes con enfermedad cardiovascular y obesidad, así como reducciones en colesterol LDL (malo) y aumento de colesterol HDL (bueno) en diabéticos tipo II. Además, parece que el efecto del ejercicio es mayor conforme peor es el perfil de lípidos (colesterol y triglicéridos) en sangre.

Normalmente la práctica deportiva que se recomienda es ejercicio aeróbico a intensidad moderada. Aún cuando se han observado en algunos estudios mejores resultados con HIIT (High Intensity Intervalo Training), la evidencia todavía no es sólida, así cómo su utilización en individuos con enfermedad cardiovascular o factores de alto riesgo.

También se ha observado mejores resultados cuando el consumo energético semanal supera las 900 Kcal, especialmente en las concentraciones de colesterol HDL (nivel de evidencia 1++). Por esta razón, el grupo EXPERT, en su última revisión publicada, recomiendan sesiones de más de 40 minutos de duración y prolongarlo durante el menos 40 semanas.

Dislipidemia, colesterol HDL y entrenamiento de fuerza con resistencias

Además, existe suficiente evidencia para respaldar la complementación de las pautas anteriormente mencionadas con entrenamiento de fuerza con resistencias por su capacidad para mejorar los niveles de colesterol HDL en sangre (nivel de evidencia 1++). Por esta razón, el grupo EXPERT recomienda trabajar al menos cinco grupos musculares grandes en cada sesión de entrenamiento, realizando en cada ejercicio 3 series de entre 8 y 10 repeticiones a un 70-85% de 1RM. No obstante, esta última recomendación es muy relativa y entendemos que, más importante que una receta estricta y rígida, son los principios del entrenamiento que todo buen entrenador debe conocer.

Referencias

Hansen, D. et al. Exercise Prescription in Patients with Different Combinations of Cardiovascular Disease Risk Factors: A Consensus Statement from the EXPERT Working Group. Sports Med, 2018.

Artículo por

Sara Tabares

Directora de PERFORMA Entrenadores Personales en Valencia, Máster Universitario en Actividad física y Salud, y directora del programa "Ser Saludable" y colaboradora de BeOk, ambos programas en Cadena SER.


Ver más artículos de
Buscar en Entrenador!es
Artículo por:

Sara Tabares

Directora de PERFORMA Entrenadores Personales en Valencia, Máster Universitario en Actividad física y Salud, y directora del programa "Ser Saludable" y colaboradora de BeOk, ambos programas en Cadena SER.


Ver más artículos de