Entrenador!es

Entrenador!es

Entrenador!es
Menu
Ir arriba

3 noviembre, 2022

Síndrome premenstrual y ejercicio aeróbico

sindrome premenstrual ejercicio aerobico

Los síntomas del síndrome premenstrual en mujeres en edad reproductiva se asocian con molestias y deficiencias funcionales. La pregunta es: ¿Hay un tratamiento no farmacológico para combatir las molestias antes de la aparición de la regla?

Normalizar el dolor es habitual -algo que deberíamos cambiar-, pero no deja de ser una de tantas cosas que dejan entrever la falta y la necesidad de una mayor perspectiva de género en la ciencia. Falta educación e investigación. Las mujeres de todas las edades experimentan necesidades de salud únicas, y los sistemas de salud de todo el mundo están fallando en abordarlas. En la actualidad, los esfuerzos globales para mejorar la salud de las mujeres se centran en gran medida en la salud reproductiva. Durante el período de fertilidad, las mujeres están principalmente preocupadas por los síntomas del síndrome premenstrual que acontecen unos días antes de la menstruación. Un estilo de vida saludable es el primer paso para controlar los síntomas premenstruales. 

Cambios hormonales

El síndrome premenstrual (SPM) abarca manifestaciones somáticas y psicológicas clínicamente significativas durante la fase lútea del ciclo menstrual. El mecanismo exacto que causa el síndrome premenstrual todavía no está claro. Sin embargo, se admite que el síndrome premenstrual podría estar asociado con una sensibilidad anormal y una respuesta excesiva a los cambios hormonales normales. 

El síndrome premenstrual se produce una semana antes del inicio de la menstruación en mujeres en edad reproductiva, disminuye con el inicio de la menstruación y presenta un conjunto de síntomas físicos y psicológicos. Su gravedad varía de una mujer a otra, algunas a menudo manifiestan síntomas  leves -el 75% de las mujeres-, pero el 3-6 % tiene síntomas moderados a graves que están asociados con malestar y deterioro funcional. 

La morbilidad asociada con el síndrome premenstrual es considerable y a menudo está mal gestionada. Los objetivos de las intervenciones prescritas para el síndrome premenstrual ayudan a reducir los síntomas y los efectos adversos, promoviendo así la calidad de vida en las mujeres. Según el boletín de práctica del Colegio Americano de Obstetras y Ginecólogos (ACOG), se recomienda la terapia no farmacológica como el tratamiento principal. Ahí entra el ejercicio físico. Las actividades físicas se consideran una alternativa beneficiosa a los medicamentos en el manejo de los síntomas premenstruales y se ha asociado con la mejora del bienestar. 

Las actividades físicas podrían mejorar potencialmente el perfil hormonal, la función reproductiva, la regularidad del ciclo menstrual, la ovulación y la fertilidad entre las mujeres de todas las edades. 

Ejercicio aeróbico 

Según los hallazgos de la revisión Effect of Aerobic Exercises in Improving Premenstrual Symptoms Among Healthy Women: A Systematic Review of Randomized Controlled Trials, 30 minutos de ejercicio aeróbico, de 3 a 5 veces a la semana, podrían ser efectivos para reducir los síntomas físicos y psicológicos del síndrome premenstrual. Los resultados estadísticos de los estudios incluidos demuestran que los ejercicios aeróbicos son más efectivos para mejorar los síntomas fisiológicos que los psicológicos. 

En las mujeres con síndrome premenstrual, los síntomas físicos y psicológicos a menudo se asocian con fluctuaciones en el nivel de estrógeno, progesterona y serotonina. Se encuentra que los niveles de estrógeno aumentan durante la fase premenstrual, con niveles insuficientes de progesterona para contrarrestarlo. Probablemente, los niveles de estrógeno podrían reducirse realizando ejercicios aeróbicos. Para estar de acuerdo con esto, un estudio de Razzak y colaboradores (2019) señalaría que la prescripción de 150 minutos de ejercicio aeróbico de moderado a vigoroso por semana durante 16 semanas tuvo como resultado cambios significativos en el metabolismo de los estrógenos.

 Beta-endorforfina, tras los “antojos” y los calambres

Estudios como el realizado por Straneva y colaboradores (2002) informaron que los niveles de beta-endorforfina disminuyen durante la fase premenstrual y contribuyen a síntomas como dolor de cabeza, calambres menstruales, dolor de espalda, ansiedad, antojos y depresión. 

En la revisión Effect of Aerobic Exercises in Improving Premenstrual Symptoms Among Healthy Women: A Systematic Review of Randomized Controlled Trials se demuestra que el ejercicio aeróbico es eficaz para el dolor premenstrual y los síntomas psicológicos. Se muestra una disminución de la endorfina beta plasmática, que está asociada con los síntomas del síndrome premenstrual. 

Los hallazgos de Wint et al y Hackney apoyan el hecho de que el ejercicio aeróbico disminuye el nivel de hormona estrógeno. El posible mecanismo podría deberse al potencial del ejercicio aeróbico para aumentar la globulina de unión a la hormona sexual, una proteína transmitida por la sangre que se une al estrógeno libre circulante en la sangre.

El cortisol juega un papel importante en completar el circuito de respuesta al estrés saludable en el síndrome premenstrual. Tal y como admitirían Hou L y colaboradores (2029), realizar ejercicio aeróbico a una intensidad de al menos el 60 % de la capacidad máxima de absorción de oxígeno conduce a niveles elevados de cortisol durante al menos 2 horas después del ejercicio. Por lo tanto, el cortisol inhibe el hipotálamo y las glándulas pituitarias y restaura la homeostasis para una respuesta saludable al estrés. 

Referencias 

Ravichandran H, Janakiraman B. Effect of Aerobic Exercises in Improving Premenstrual Symptoms Among Healthy Women: A Systematic Review of Randomized Controlled Trials. Int J Womens Health. 2022 Aug 16;14:1105-1114. doi: 10.2147/IJWH.S371193. PMID: 35996479; PMCID: PMC9392489.

Razzak ZA, Khan AA, Farooqui SI. Effect of aerobic and anaerobic exercise on estrogen level, fat mass, and muscle mass among postmenopausal osteoporotic females. Int J Health Sci. 2019;13(4):10–16.

Straneva PA, Maixner W, Light KC, Pedersen CA, Costello NL, Girdler SS. Menstrual cycle, beta-endorphins, and pain sensitivity in premenstrual dysphoric disorder. Health Psychol. 2002;21(4):358–367. doi: 10.1037/0278-6133.21.4.358

Hou L, Huang Y, Zhou R. Premenstrual syndrome is associated with altered cortisol awakening response. Stress. 2019;22(6):640–646. doi: 10.1080/10253890.2019.1608943

Peters SAE, Woodward M, Jha V, Kennedy S, Norton R. Women’s Health: a new global agenda. BMJ Glob Health. 2016;1(3):e000080. doi: 10.1136/bmjgh-2016-000080

Gudipally PR, Sharma GK. Premenstrual syndrome 2021. StatPearls Publishing; 2022

Kroll-Desrosiers AR, Ronnenberg AG, Zagarins SE, Houghton SC, Takashima-Uebelhoer BB, Bertone-Johnson ER. Recreational physical activity and premenstrual syndrome in young adult women: a cross sectional study. PLoS One. 2017;12(1):e0169728. PMID: 28081191. doi: 10.1371/journal.pone.0169728 

Acerca del autor

Sara Tabares Entrenador Personal

Sara Tabares es entrenadora personal y directora deportiva de PERFORMA Entrenadores Personales en Valencia. Sara también es Licenciada en Periodismo, Graduada en Ciencias de la Actividad Física, Másters en Fisiología del Ejercicio por la Universidad de Barcelona y en Promoción de la Salud por la Universidad de A Coruña. Premio Concha García Campoy al mejor programa de divulgación científica en la categoría de Radio y autora de los libros “Ellas Entrenan”, “Entrena Bien, Vive Mejor” y “La profesión de entrenador Personal”

Artículo por

ENTRENADOR!ES

Los mejores entrenadores personales y preparadores físicos del país en un mismo bloghttp://www.entrenador.es


Ver más artículos de
Buscar en Entrenador!es
Artículo por:

ENTRENADOR!ES

Los mejores entrenadores personales y preparadores físicos del país en un mismo bloghttp://www.entrenador.es


Ver más artículos de